OhMyGeek!
Ciencia Misceláneos

Cientí­ficos modifican una vaca genéticamente para que produzca leche antialérgica

Un grupo de investigadores de Nueva Zelanda modificó genéticamente una vaca para producir leche con muy poca cantidad de una proteí­na que causa una reacción alérgica en algunos niños. Así­ lo indica Reuters.

Los cientí­ficos esperan que la técnica, que utiliza un proceso llamado interferencia de RNA, que reduce la actividad de determinados genes sin eliminarlos completamente, pueda ser utilizada para controlar otras particularidades en el ganado.

Publicidad

Ya que las madres optan por amamantar menos a sus hijos, la leche de vaca es una fuente creciente de proteí­nas para los bebés, pero una composición diferente de la leche de vaca puede causar una reacción alérgica.

«En paí­ses desarrollados, el 2% ó 3% de los bebés son alérgicos a las proteí­nas de la leche de vaca en su primer año de vida», dijeron los investigadores en un artí­culo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Anower Jabed y sus compañeros de la compañí­a estatal AgResearch de Nueva Zelanda dijeron que modificaron genéticamente una vaca cuya leche contiene una reducción del 96% de la proteí­na beta-lactoglobulina (BLG), un componente conocido por causar reacciones alérgicas.

Aunque hay procesos de la industria lechera que pueden reducir el potencial alergénico de la leche normal, son caros y pueden tener un sabor amargo.

Otra técnica de manipulación de genes utiliza un proceso de recombinación homóloga que teóricamente podrí­a noquear, más que suprimir, el gen que produce BLG pero los investigadores dijeron que, hasta el momento, no ha funcionado.

Bruce Whitelaw, profesor de biotecnologí­a animal en la Universidad de Edimburgo, dijo que la investigación neozelandesa ofrece un buen ejemplo de cómo esas tecnologí­as pueden ser utilizadas para aportar estrategias alternativas a los procesos de fabricación actuales.

Lee:  Soy extranjero, ¿cómo entro a Chile con las nuevas normas por Coronavirus?

Whitelaw dijo que aunque se ha demostrado que la interferencia RNA funciona en plantas y gusanos manipulados, aún no ha funcionado en ganado.

El profesor dijo a Reuters que además de acentuar o reducir las caracterí­sticas genéticamente determinadas en animales de granja, tales como la tasa de crecimiento, la técnica podrí­a ser utilizada para mejorar la defensa contra infecciones.

Te interesará ver

Deja un comentario