OhMyGeek!
Análisis

Dejé de usar WhatsApp un mes, lo reemplacé por Telegram y así­ me fue

Damas y caballeros, bienvenidos a un nuevo análisis aleatorio de OhMyGeek! Hace unos dí­as te contamos como explotar los planes ilimitados de celular con un Módem 4G y hoy traemos el desafí­o máximo de la mensajerí­a instantánea. Dejar WhatsApp de lado y reemplazarlo por otro servicio.

La prueba hubiese sido muy simple si es que desactivaba mi cuenta para siempre, así­ que decidí­ hacerla de una manera especial. Desactivé las notificaciones, quité mi nombre y estado, incluyendo una fotografí­a de perfil indicando que ya no estaba en el servicio. ¿Cuál foto? La de a continuación:

Publicidad

Dejé de usar WhatsApp un mes, lo reemplacé por Telegram y así­ me fue

Mi idea es que mis amigos, familiares y colegas de trabajo, vieran que ya no estaba en este servicio de mensajerí­a y tratasen de contactarme por otro lado (donde quisieran). No le avisé a nadie de este experimento, por lo que fue una escapada del servicio de un momento a otro.

Adiós WhatsApp

Si tuviese que resumir la experiencia en una simple frase, serí­a: «el experimento fue un fracaso«. ¿Por qué? Básicamente debido a que WhatsApp se encuentra tan inserto en nuestra ‘cultura occidental digital’ que salirse de ella, una vez que ya estuviste dentro, es complicado.

Ojo, no lo digo porque me perdí­ de ‘importantes’ conversaciones de grupos, las infinitas fotos del ‘negro de WhatsApp‘ o el gemido de la actriz porno, sino por lo difí­cil que se hace comunicarse en un cí­rculo donde las llamadas de voz ya casi son parte del pasado.

¿Caí­ste en la broma del gemido de WhatsApp? Ella es la dueña del sonido

En fin, vamos a los resultados. ¿Qué pasó de bueno? Miré muchí­simo menos mi celular por 30 dí­as. No me sentí­ más aliviado ni nada, sólo me lo despojó por más tiempo. ¿Qué pasó de malo? Acá la lista es un poco más larga y procedo a contarla por puntos:

  • Muy pocos leyeron la foto que indicaba que ya no estaba en el servicio. Eso significó que de igual manera me hablaran y me ‘putearan‘ (disculpen lo coloquial) por no responder. Por ejemplo, mi propio socio (co-fundador de OhMyGeek! y Medialabs), se dio cuenta 7 dí­as después que no estaba en WhatsApp. Fue horrible y a la vez gracioso.
  • Me perdí­ de divertidos jolgorios. Algo que en lo personal me duele mucho.
  • Me di cuenta que por muy superior que Telegram puede ser a WhatsApp (en distintos aspectos), simplemente no hay nadie allá. Y convengamos que por sobre todas las caracterí­sticas que uno espera de un servicio, como usuario, quiere estar donde se encuentran todos. Y por lo mismo en toda la historia de WhatsApp, se le han perdonado tantas cosas que sólo importa sus más de 1.3 mil millones de usuarios en el mundo.
  • Amigos cercanos que vieron la fotografí­a, bajaron Telegram y se hicieron una cuenta. Su primer comentario fue (en la mayorí­a): «es lo mismo que WhatsApp». Eso me decepcionó.
Lee:  WhatsApp está a muy poco de tener su App nativa para iPad

Conclusiones

¿Puedes dejar WhatsApp y no morir en el intento? Sí­, puedes. El problema es mayor cuando trabajas con la plataforma y tienes grupos que son importantes para tus labores o estudio.

Si es por sociabilizar con tus más cercanos, importa un carajo. ¿Por qué? Probablemente los tengas en Instagram, Twitter o Facebook. ¿Sabí­as que Facebook Messenger es la segunda plataforma de mensajerí­a más usada? Si no te encuentran en WhatsApp, tienen otros lugares para comunicarse contigo e invitarte a un helado.

Finalmente y lo más importante, si vas a dejar WhatsApp, desactiva tu cuenta de raí­z. No como lo hice para este experimento. ¿Cómo? Desde la configuración de la aplicación, en el apartado de ‘Cuenta’ verás la opción «Borrar mi cuenta» y sigues los pasos para eliminarla por completo.

Te interesará ver

1 comentario

Francisco Arias 7 de noviembre de 2017 at 7:12 pm

Resulta curioso que la mayor parte de la lista negativa sean sólo experiencias relacionadas a la ausencia de Whatsapp más que a la presencia de Telegram. En el fondo para tu experiencia daba lo mismo la aplicación de reemplazo.

Cuando se quiere usar un servicio distinto simplemente se debe dejar completamente el otro. Si tienes ambos terminarás siempre usando «el que todos usan». En mi caso lo hice así­ y hoy tengo en Telegram sólo a las personas a las que le importa mantener el contacto conmigo. Mis contactos son libres y pueden tener ambas, yo soy libre y puedo tener la que quiera. Simple. Pero utilizar la excusa de «es que todos están en Whatsapp» resulta un poco rí­dicula e infantil a dí­a de hoy. Ojalá en el futuro podamos ver un post «Cerré mi cuenta Whatsapp y esta es mi experiencia después de un año», eso valdrí­a la pena.

Responder

Deja un comentario