OhMyGeek!

“¿Cómo será la vida, digamos, en 2014, dentro de 50 años? ¿Cómo será la Feria Mundial de 2014? No lo sé, pero puedo suponerlo”, así­ escribió Isaac Asimov en una publicación del periódico The New York Times en 1964.

En aquel entonces, Asimov jugó a adivinar cómo serí­a una hipotética feria cincuenta años más tarde, en 2014, y, aunque acertó al predecir algunas de las tecnologí­as que hoy se disfrutan, erró en muchas otras.

Según la agencia de noticias Sinc, de las 50 profecí­as que incluye el artí­culo, al menos el 40% no están ni siquiera cerca de cumplirse.

Acá les dejamos algunos ejemplos de aciertos y desaciertos de Asimov.

Los robots no serán ni muy comunes ni muy buenos en 2014, pero existirán.

Verdadero. El padre de las tres leyes de la robótica fue cauto al hablar de la existencia de robots en el siglo XXI, pues es cierto que existí­an desde antes de que Asimov escribiera su artí­culo. No obstante, para encontrar un androide como Andrew Martin, el protagonista de El hombre bicentenario que llega a ser legalmente considerado como un humano, aún habrá que esperar.

Las comunicaciones serán vista-oí­do y serás capaz de ver y oí­r a la persona que llames. La pantalla se podrá usar no solo para ver a la otra persona sino también para estudiar documentos.

Verdadero. El escritor adelantó en treinta años la existencia de los teléfonos inteligentes, con los que, entre otras cosas, se pueden llevar a cabo videollamadas.

Quizá el comunicador de Star Trek, que hizo su primera aparición en 1964, inspirara a Asimov a la hora de vaticinar la existencia de teléfonos tan pequeños y avanzados.

Las ventanas estarán polarizadas para bloquear la luz. El grado de opacidad del cristal podrá alterarse automáticamente según la intensidad.

Verdadero. Podemos viajar en un coche con lunas polarizadas que protegen de la radiación solar y llevar gafas de sol que eliminan reflejos y destellos, pero Asimov se referí­a a ventanas que se adaptan por sí­ solas a la luz que detectan.

Quizá esa predicción pueda volverse realidad en un futuro cercano. Recoremos que hace un par de dí­as les hablamos de la perovskita, un mineral que se ha probado en ventanas para, además de frenar la luz, generar electricidad en el proceso.

General Electric enseñará pelí­culas en 3D en la Feria Mundial de 2014.

Falso. Asimov se referí­a a cubos transparentes en cuyo interior se verí­an imágenes en relieve. Aunque es cierto que el verdadero boom del cine tridimensional no ha tenido lugar hasta el presente siglo, las pantallas con efectos ópticos ya existí­an desde 1922 y Asimov las conocí­a.

Habrá granjas de microorganismos. Levaduras y algas estarán disponibles en muchos sabores.

Falso. Aunque existen algunos alimentos de origen microbiológico, los expertos aseguran que en el futuro se mejorarán las fermentaciones y se crearán nuevos alimentos, pero no creen que sean el alimento principal.

Una planta experimental de fusión nuclear ya existirá en 2014.

Falso. La investigación de la fusión nuclear con fines civiles se inició en la década de los 50, por lo que es comprensible el optimismo de mediados de los 60.

Lee:  Ferrocarriles del Estado ganó un 45% menos en 2020 por la pandemia

Actualmente, el ITER que se construye en Francia promete resultados para 2020. Quizá en seis años se pueda decir que Asimov, con un poco de retraso, acertó.

La enfermedad del aburrimiento se extenderá cada año, con consecuencias mentales, emocionales y sociológicas. La psiquiatrí­a será la especialidad médica más importante en 2014.

A medias. Podrí­a pensarse que el aburrimiento es tí­pico en sociedades desarrolladas con una clase media consolidada, pero expertos aseguran que desde hace muchos años la mayorí­a de gente ya no tiene tiempo para estar aburrida.

Los trastornos mentales y neurológicos afectan en el mundo a unos 700 millones de personas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la psiquiatrí­a ha cambiado mucho desde 1964, cuando la Operación MK Ultra, dirigida por la CIA, intentó desarrollar técnicas de control mental.

Los aparatos de 2014 no tendrán cables, pues funcionarán con baterí­as de larga duración con radioisótopos.

A medias. Los dispositivos inalámbricos hoy se utilizan de manera amplia. Respecto a las baterí­as nucleares, aunque ya existen y prometen cargar el móvil para veinte años –la radiación será tan baja que no atravesará la carcasa del móvil– no están extendidas, para desgracia de los usuarios que ven como su smartphone se queda sin baterí­a a mitad de la jornada.

Se diseñarán vehí­culos con cerebros robóticos, que podrán programarse para viajar sin la interferencia de los lentos reflejos del conductor.

Verdadero. Ya existen vehí­culos automáticos pero, de momento, no dejan de ser prototipos.

La tendencia será que los vehí­culos se eleven un par de pies sobre el suelo.

Falso. Para desgracia de los fans de Regreso al futuro, los cientí­ficos no han podido inventar un monopatí­n volador como el de la pelí­cula. Está en desarrollo y funcionarí­a con un sistema de propulsión de aire similar al descrito por Asimov.

La superpoblación forzará la colonización de desiertos y polos. Las casas submarinas tendrán sus atractivos. Los gobiernos impondrán controles de natalidad.

A medias. La población mundial ha crecido exponencialmente en los últimos 50 años. Asimov predijo que en 2014 serí­a de 6.500.000.000 personas –se quedó corto, pues se alcanzaron las 7.000.000.000 en 2011–.

No obstante, la Tierra empezará a perder habitantes en 2100, asegura un informe de la ONU; y según modelos matemáticos la población mundial dejará de crecer en 2050.

Solo naves sin tripulación habrán llegado a Marte.

Verdadero. Efectivamente, a Marte solo han llegado rovers como Curiosity. Las agencias espaciales de Europa, Rusia y Estados Unidos trabajan enviar misiones tripuladas al planeta rojo, pero la Nasa ha advertido que le faltan al menos 25 años para lograrlo.

Podrás visitar a alguien en las colonias lunares, con vehí­culos adaptados al terreno.

Falso. Desde antes de que el hombre pisara la Luna en 1969 ya se soñaba con colonias lunares, pero de momento el sueño se mantiene, como muchos otros de los del divulgador.

Por el momento, y a escasos dí­as del CES 2014, habrá que ver si algún ingenioso hace las de Asimov y predice lo que sucederá en 50 años más.

Te interesará ver

Dixit: un buen juego de mesa para disfrutar en cuarentena

Colaborador OhMyGeek!

Ferrocarriles del Estado ganó un 45% menos en 2020 por la pandemia

OhMyGeek!

Experto da recomendaciones para adaptarse al horario de invierno

OhMyGeek!

¿Cómo se han modernizado los casinos online?

Colaborador OhMyGeek!

Mejoramiento humano (human augmentation): ¿qué inquietudes genera actualmente?

OhMyGeek!

¿Para qué sirve la tecnologí­a del streaming?

Colaborador OhMyGeek!

Deja un comentario

También compártelo en:
Send this to a friend